lunes, 27 de mayo de 2013

Rojales

Un pueblo de la Vega Baja alicantina que tiene para mi un especial encanto aunque lo que a mi me llama más la atención es  parte de su arquitectura y algunas de sus tradiciones. 


Uno de sus grandes atractivos es el conjunto Monumental Hidráulico  que engalana el río que la cruza el Segura, compuesto por el Azud que hace elevar el nivel de la corriente del río para desviar agua por el canal que la captura de varias acequias mayores,  Boqueras de acequia y la  Noria,  esta se instala en el río aprovechando el Azud y se fortifica o resguarda con una obra de silleria para no ser dañada por la crecida, los primeros datos históicos sobre su
existencia datan del siglo XVI y Puente de sillería  con tres ojos bajo bóvedas de arco rebajado que se proyectan sobre magníficos pilares rematados por sombreretes piramidales el cual se construyo en el siglo XVIII.






Otro atractivo inigualable y absolutamente único es la Casa de las Conchas vivienda particular de unos 250 m2 que consta de planta baja y terraza, su propietario se dedicó durante siete años a recoger conchas de almejas y mejillones de las playas de Guardamar del Segura y del Mar Menor (se calcula que pueden haber unas 550.000) y se dedicó con ellas a cubrir la fachada y algunas estancias de la casa como se puede apreciar en estas fotos.








Y como no las Cuevas del Rodeo viviendas excavadas en la roca entre los siglos XVIII al XX que hoy día forman un entorno maravilloso.  Un entorno muy bien conservado, tranquilo y bien aprovechado gracias al uso que se da a estas antiguas viviendas convertidas en   talleres de piel,  ceramica,  teterías,  salas de exposiciones y bar,  idílico para pasar las noches de verano al fresco en buena compañía.




Bar abierto todo el año su propietario además es escultor
Interior del bar

Esculturas realizadas por el propietario del bar.

Dignas de mención son también las fiestas patronales en honor a la Virgen del Rosario y la Semana Santa siendo el jueves santo el día más autentico en el cual se sube al monte calvario en el silencio más absoluto (nunca he visto nada igual) y la representación posterior en dicho monte.






Si te ha gustado COMPARTE, si quieres conocer nuevas historias SÍGUEME. ¡Nos vemos en la siguiente ruta!

2 comentarios:

  1. Gracias
    ... por presentarme éste perfil túristico maravilloso de Rojales ... donde pasé yo en las Cuevas de Rodeo ya muchas horas en mejorar mis conocimientos del castellano en una pequeña tertulia hace unos años ... y, aunque somos vecinos de San Fulgencio ya desde más que veintecinco años, Rojales vale cada vez de nuevo una visita ...

    Saludos desde Alemania

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti, por visitar mi blog ( el cual tengo abandonado ultimamente por razones de trabajo) y por tu comentario. Un saludo.

    ResponderEliminar