miércoles, 19 de abril de 2017

Toledo "historico" (2ªparte)

Toledo
Es difícil hacer un resumen de una ciudad con tanta historia. Recuerdo que la primera vez que fui cuando era niña me impacto, especialmente el Alcázar y  la habitación de las camas o aquella otra pequeña que albergaba tantos recuerdos incluido el teléfono y la pistola causante de la muerte del hijo del General Moscardó. En otra ocasión fue el Toledo nocturno el
que me enamoró y últimamente he sentido su magia a través de Toledo de "novela". La cuestión es que esta ciudad  no deja de sorprenderme cada vez que la visito.

Su historia se remonta a la Edad del Bronce. El primer asentamiento fijo que se conoce en la ciudad de Toledo es una serie de castros, sobre los que después se levantó la ciudad celtibérica amurallada, uno de los más importantes centros de los carpetanos. Uno de estos primeros asentamientos se sitúa en el Cerro del Bú (sobre un cerro de la orilla izquierda del río Tajo), del que se han obtenido numerosos restos en excavaciones realizadas, y que se pueden observar en el actual Museo-Hospital de Santa Cruz, en Toledo.

Cerro del Bú

La ciudad es puerta de la comarca natural de La Sagra, que tradicionalmente se ha considerado que comenzaba en la propia puerta Bisagra. Esta puerta es una de las 12 que dan entrada a la ciudad y que han sobrevivido al paso del tiempo y las batallas.
Las puertas forman parte de los tres recintos amurallados de la ciudad: visigodo, mahometano y el de la reconquista en algunos tramos desaparecidas en otros reconstruida sobre la anterior.

MURALLAS
Las murallas que rodean el Casco Histórico de Toledo tienen su origen en época romana, pero fue en el siglo VII cuando, a cargo del rey Wamba, se reconstruyeron y dotaron a la ciudad de un carácter practicamente inexpugnable. Unas murallas defensivas que protegieron la ciudad hasta que llegó Alfonso VI, en 1085, y reconquistó Toledo. La Puerta de Bisagra, cuya etimología se remonta al árabe, con un significado que vendría a ser “Puerta nueva de la Sagra”, data del siglo XVI, y es el monumento que da la bienvenida y que anuncia algo del esplendor que se halla en Toledo.   

Murallas Recinto visigodo.—Trozo que se extiende desde la Puerta de Valmardón al Puente de San Martín. ídem existente en las llamadas Carreras de San Sebastián.

Recinto árabe. - Trozo que se conserva en frente del Puente de Alcántara y que batía este Puente. Otro trozo árabe comprende desde la Puerta Nueva de Bisagra hasta el Hospital del Nuncio.

Recinto de la Reconquista -Trozo que va desde la Puerta Nueva de Bisagra a la Ermita de los Desamparados.

Murallas








PUERTAS
Empezando por el sector noroeste y circunvalando el perímetro de la muralla en sentido horario son: la puerta del Cambrón o de los Judíos, la puerta de Alfonso VI o puerta Vieja de Bisagra, la puerta de Bisagra, puerta Nueva de Bisagra o puerta del Campo, la puerta del Vado, la puerta de Valmardón/puerta del cristo de la luz, la puerta del Sol, la puerta de Alarcones, la puerta de Alcántara y la puerta de los Doce Cantos. La puerta de la Sangre fue reconstruida en 1945, pues fue destruida durante la Guerra Civil.
  • Puertas Época visigoda —Puerta de Valmardón.
  • Puertas árabes —Puerta Vieja de Bisagra, Puerta de la antigua Plaza de Armas del Puente de Alcántara que daba entrada a la ciudad. 
  • Siglo XVI —Puerta Nueva de Bisagra (construcción en dos fases, una primera de tiempo de ocupación musulmana y una segunda realizada después de la toma de Toledo por Alfonso VI. Puerta del Cambrón. Puerta de los Alarcones. (Las tres conservan restos de su primitiva construcción árabe.)
Algunas de las puertas de Toledo

La ciudad está situada en la margen derecha del Tajo, en una colina de cien metros de altura sobre el río, el cual la ciñe por su base, formando un pronunciado meandro. Tiene una configuración dispersa con barrios muy separados del núcleo principal: el de Azucaica, en la orilla derecha del río y que tiene su origen en una antigua pedanía de la ciudad, dista unos 7 km del centro de la ciudad, mientras que el de Santa María de Benquerencia, situado prácticamente enfrente del anterior en la margen izquierda del Tajo, sitúa su centro a unos 8 km del de la ciudad.

En esta maqueta expuesta en el museo Sefardí, se  pueden ver claramente la colina, la muralla con las diferentes puertas, el puente de Alcántara y el Tajo  bordeando la colina, como abrazándola.
ROMANOS
En el año 192 a.C. es conquistada por las legiones romanas, dirigidas por Marco Fluvio Nuvilor, e incorporada a la provincia Cartaginense, apareciendo en los textos de los historiadores clásicos. Así, el primero de ellos es Tito Livio, quien la define como "una pequeña población fortificada".

De esa etapa queda el Puente de Alcántara, bueno reconstruido por los árabes, aunque conserva el arco central original, son también de los romanos los restos del acueducto junto al río, así como diversos depósitos de agua en sótanos como el de la Mezquita de las Tornerías o en la calle de San Ginés, la famosa cueva de Hércules de la que habla la leyenda.

Los romanos urbanizaron la ciudad, empedraron sus calles y recogieron las aguas mediante alcantarillas, que la sacaban a las afueras. Se conserva una de las salidas de las alcantarilla, que se encuentra muy próxima a la Puerta del Sol.

Fue también en el siglo I , durante el mandato de Octavio Augusto o Tiberío que se construyó un Circo ( donde se realizaban carreras de "bigas" dos caballos y "cuadrigas" cuatro caballos) del cual han rescatado algunos restos en las excavaciones entre 1982-1983 y 2011-2012.

Con una planta alargada, de 408 metros, compuesta por dos lados rectos y paralelos, con 86,2 metros de separación, y otros dos curvos. Un pequeño muro, la spina, separaba las dos direcciones. Las bóvedas existentes soportaban varios niveles de graderíos que podían acoger hasta 13 000 espectadores. De las grandes puertas de acceso sólo emergen sus partes superiores a ambos extremos. Funcionó hasta el siglo IV.
Circo romano
Ubicación del circo romano entre la Av. de la Reconquista y la de Carlos III. Lo marcado con amarillo son restos de un teatro romano que se encuentra debajo de lo que ahora es un centro escolar.


















VISIGODOS
Tras un largo recorrido por toda Europa, los visigodos se asentaron finalmente en España en los siglos V y VI. Representó el primer intento de unidad política de la península Ibérica y se mantuvo hasta la llegada de los musulmanes a principios del siglo VIII.

En el año 576 Leovigildo establece la capital en Toledo hasta el 680 con el reinado de Wambalas luchas entre la nobleza y la monarquía debilitaron el reino visigodo, que no pudo hacer frente a la penetración musulmana. Finalmente en el año 711 la ciudad paso a manos musulmanas.


La iglesia de San Román alberga el Museo de los Concilios y Cultura Visigoda. Exhibe materiales arqueológicos que testimonia la importancia visigoda toledana del siglo VI, también se puede ver aquí el tesoro de Guarrazar de orfebrería visigoda compuesto por coronas y cruces de varios reyes visigodos descubiertos entre los años 1858 y 1861 en el yacimiento arqueológico denominado huerta de Guarrazar, situado en la localidad de Guadamur, muy cerca de Toledo.
La iglesia de San Román se construyó en estilo mudéjar en el siglo XIII en el lugar donde antes había una antigua basílica visigótica y probablemente, un antiguo edificio romano. Los frescos son de estilo románico. 


En otra entrada hablaré de las otros pueblos o religiones  que influyeron activamente en la ciudad dejando un gran patrimonio artístico y socio-cultural  


Toledo "multicultural" (3ª parte)

Si te ha gustado COMPARTE, si quieres conocer nuevas rutas SÍGUEME
¡Nos vemos en la siguiente historia!
Referencias: wikipedia, museo de los concilios y cultura visigoda
Enlaces: Wikipedia, toledolvidado


No hay comentarios:

Publicar un comentario